Blog

HomeCelebracionesDIY: Cómo hacer calabazas decorativas
orange decorative halloween pumpkin

DIY: Cómo hacer calabazas decorativas

¡Se acerca Halloween! Es una celebración que me divierte un montón, y los niños se lo pasan muy, muy bien. Halloween es una de esas fiestas en las que puedes tirar la casa por la ventana en lo que a decoración se refiere. Telarañas, insectos, calaveras, tumbas, zombies, fantasmas… ¡y las versátiles calabazas! En este post os enseñaré a hacer calabazas decorativas con papel maché. Con ellas podemos hacer una decoración otoñal, un centro de mesa, decorar la entrada de nuestra casa, hasta podemos hacer una decoración elegante en función de los colores y accesorios que escojamos.

Vale, he de reconocer que este DIY no es el más rápido de hacer. Se tarda varios días y además el proceso es un poco engorroso. ¡Pero os aseguro que el resultado merece mucho la pena! Además es una actividad divertida que podéis hacer con los niños (les encantará mancharse las manos con vosotros). Y una vez hechas, estas calabazas os durarán toda la vida.

Para hacer estas calabazas vamos a utilizar papel maché, que no es más que trozos de papel de periódico mojados en una pasta de harina y agua. ¡Low-cost total!

Bien, empezaré por comentaros que hay dos maneras diferentes de hacerlas. Como podéis observar en las imágenes, se pueden hacer con una forma muy redonda o se pueden hacer más aplastadas y asimétricas. En función de la forma que queráis las podéis hacer de una manera u otra. No quería que todas fuesen exactamente iguales, ya que mi intención en que pareciesen más realistas. Aquí os enseñaré las dos maneras para que podáis elegir la que más os guste.

Es verdad que según fui haciendolas, fui perfeccionando la técnica y cada vez me salían mejor. De hecho, si os fijáis en la calabaza negra, que fue una de las primeras que hice, no salió del todo bien… ¡Pero eso es como todo! Cuanto más practiquemos, mejor nos saldrán las cosas. Además os voy a dar unos truquitos para que no os pase lo mismo que a mí. 🙂

Lo que necesitaremos:

Proceso:

Para hacerlas con una forma u otra, lo único que cambia del proceso es el principio. Luego el resto es todo igual para las dos técnicas.

Para hacer las calabazas redondas:

Para esta técnica cogeremos un globo y lo hincharemos. Una vez atado vamos a coger una cuerda o cinta de regalo y vamos a ir dando vueltas al globo con ella para darle forma de calabaza. Comenzaremos con el globo colocado al revés, con el rabito para arriba, y desde ahí colocamos el principio de la cuerda y vamos dando vueltas. Es una buena idea ir enganchando la cinta una con otra cada vez que damos una vuelta, para que no se mueva. Terminamos en el mismo sitio que comenzamos, y atamos la cuerda para que quede fija. Luego podremos aprovechar el rabito del globo y la cuerda para hacer el tallo de la calabaza.

Para hacer las calabazas aplastadas:

Para hacer estas calabazas en vez del globo utilizaremos la bolsa de plástico o de basura. Cogeremos hojas enteras de una revista y hacemos una bola de papel con ella. No queremos aplastarlas demasiado, deben quedar un poco sueltas. Con estas bolas de papel rellenaremos la bolsa de plástico hasta llegar al tamaño que queramos que tenga nuestra calabaza. Cerramos la bolsa en la parte superior, intentando darle ya a la bolsa la forma más cercana a lo que buscamos.

Ahora cogemos cinta de carrocero y le damos forma de calabaza, dando vueltas alrededor de la bolsa, de la misma manera que con el globo y la cuerda. Comenzamos y terminamos en la parte superior, donde está el cierre de la bolsa. Y utilizamos este cierre para hacer el tallo de la calabaza, doblando si es necesario, y rodeando con la cinta de carrocero.

Truco:

Cuanto mejor os salga la forma de la calabaza en este paso, mejor os saldrá el resultado final. Por este motivo queremos que el papel de revista quede suelto, pero con suficiente cantidad para rellenar. Así le podemos dar forma fácilmente, pero que quede consistente. Éste fue mi error con la calabaza negra, algunas de las bolas de papel estaban demasiado duras y esa es la forma que cogió. 😉

Para hacer el adhesivo de papel maché:

Pues bien, una vez tenemos las bases de nuestras calabazas, comenzaremos el proceso del papel maché. Para ello necesitaremos 1 parte de harina y 1,5 partes de agua. Puedes hacer la cantidad que necesites en función del número que vayas a hacer. Si ves que no es suficiente, no te preocupes, es muy rápido de preparar. Lo mezclaremos de la siguiente manera:

  1. Coloca la harina y el agua en un cuenco grande y remuévelo muy bien hasta que queden muy pocos grumos.
  2. Utiliza una varilla o una batidora para terminar de quitar los grumos existentes.
  3. Añade la harina o agua necesaria para que quede una consistencia suelta, similar a la cola. No queremos que quede excesivamente densa, como una pasta.
  4. Este adhesivo se puede guardar tapado en la nevera durante varios días, si es necesario.
Trucos para el papel maché:
  • Si no te gusta el olor del adhesivo puedes añadir una pizca de canela para darle aroma.
  • Si tú o tus hijos tenéis la piel sensible, es conveniente utilizar guantes de látex para manipular el adhesivo.
  • El proceso es bastante engorroso, así que asegúrate de cubrir cualquier superficie donde vayas a estar trabajando con ello, así como proteger tu ropa con un delantal, una bata o algo similar.

Una vez que ya tenemos nuestro adhesivo preparado, el siguiente paso es coger nuestro papel de periódico o de revista, que habremos rasgado previamente en tiras. Es preferible rasgar el papel, mejor que cortar, ya que esto permitirá que se ajusten mejor a la calabaza, quedando el resultado mucho más liso. No las hagáis demasiado grandes porque serán más difíciles de manejar. Id viendo qué tamaño os resulta más cómodo.

El proceso consiste simplemente en ir mojando el papel de periódico en el adhesivo, escurrir el exceso y posteriormente ir pegándolo sobre nuestra calabaza. Tenemos que ir colocando los pedazos de papel uno junto a otro, de arriba a abajo, sin dejar huecos, por toda la superficie hasta que quede totalmente cubierto. Intentad seguir las líneas marcadas por la cinta o cuerda, en la medida de lo posible, para que quede mejor.

Una vez hecho esto, lo dejaremos secar hasta que quede totalmente seco. Repetiremos el proceso como mínimo 2 ó 3 veces. Cuantas más capas pongamos, más resistente será. Pero en función de su tamaño, necesitaremos más o menos capas.

Cuando nuestra calabaza esté seca, comprobaremos que sea resistente dándole unos toquecitos con los nudillos, como si llamásemos a la puerta. Si creéis que ya está lista, pasaremos a pintarla de la forma que más os guste. Si queréis utilizarlas para un evento elegante podéis pintarlas de color blanco o negro, por ejemplo. Las podéis pintar de colores pastel y hacer una decoración infantil. Se pueden cubrir con purpurina. Usad vuestra imaginación, realmente hay un montón de posibilidades.

Como toque final podéis barnizarlas (si no llevan purpurina), para que sean más brillantes y resistentes.

orange decorative halloween pumpkin

¡Enseñadme las vuestras!

Veréis que luego estas calabazas las podéis utilizar para una infinidad de cosas. Os recomiendo hacer varias en distintos tamaños y así las podréis poner en distintos sitios y para distintos usos. ¡Ya me diréis qué os parecen y qué tal os salen! ¿Me dejáis un comentario y me lo contáis? O bien podéis subir vuestras fotos a las redes sociales y etiquetadme con @myberryown. ¡Me encantará ver vuestras creaciones! 😉

Sin Comentarios

PUBLICA UN COMENTARIO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies