Blog

HomeDIYCómo hacer una Casita de Galletas Navideña
casita de galleta

Cómo hacer una Casita de Galletas Navideña

En Estados Unidos ésta es una tradición que se lleva a cabo con los niños durante las vacaciones navideñas, y parece que en nuestro país está empezando a tener adeptos. Este año he visto muchas fotos en Instagram de gente que las ha hecho y me han comentado varios amigos que tenían ganas de hacer una. Cuando me preguntan cómo se hacen, la gente suele pensar que es algo muy complicado, así que he decidido escribir un post y enseñaros paso a paso cómo hacerlas.

Realmente no es complicado hacerlas, pero lleva bastante tiempo y hacen falta una serie de materiales y herramientas que quizás no todo el mundo tenga en casa. Es conveniente preparar todo con antelación, para que luego no se interrumpa la diversión y tengáis que salir corriendo a comprar algo.

Lo que vais a necesitar:

  • Una manga pastelera con boquilla, aunque también sirve una bolsita de plástico de congelar, cortando una pequeña esquinita que actúe de boquilla
  • Un plato liso o cartón plastificado que sirva como base para colocar la casa
  • Piezas de la estructura de la casa de galleta
  • Dulces, sprinkles y nonpareils para decorar
  • Glasa real

Lo primero que hay que hacer es preparar la estructura de la casa de galleta. Para ello tendréis que decidir qué tipo de galletas hacer. Yo utilizo una de dos, o bien galletas de azúcar, o bien galletas de jengibre. Es importante utilizar una receta de galleta densa, que luego sea capaz de mantener la estructura, especialmente si la casa es grande. ¡No queremos que se nos desmonte!

El sabor de ambas recetas es delicioso. Ahora bien, las galletas de jengibre tienen un sabor más fuerte y particular, y no gusta a todo el mundo. Además la receta es MUY pegajosa, lo que dificulta bastante su manipulación, y en consecuencia, lleva bastante más tiempo hacerla. Si es la primera vez que hacéis una casita de galletas, os recomiendo que utilicéis la receta de galletas de azúcar.

Receta Galletas de Azúcar para hacer una casita

Existen muchas recetas de galletas de azúcar. De hecho, aquí tenéis otro post que escribí hace tiempo de Cómo hacer galletas navideñas que incluye una receta diferente. Sin embargo, para la casita de galletas es primordial que la estructura sea densa, y algunas recetas de galletas de azúcar pueden no ser suficientemente consistentes para soportar el peso. Esta receta que os dejo a continuación es fantástica, y está probada con distintos tamaños de galleta. ¡Aguanta hasta las grandes!

Ingredientes

  • 250g mantequilla
  • 250g azúcar blanco
  • 1 huevo grande
  • 1 yema de huevo grande
  • 1 cucharadita extracto de vainilla
  • 380g harina de trigo
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita levadura

Preparación:

1. Bate la mantequilla y el azúcar en un bol grande de un robot de cocina con la paleta durante unos 3 minutos hasta que esté bien mezclado.

2. Añade los huevos y la vainilla y mezcla bien. Asegúrate de rebañar los lados y mezclar todo bien.

3. Añade la harina, sal y levadura a velocidad baja, mezclando sólo hasta que esté incorporado y la masa se ligue. Divide la masa en dos, y forma dos discos. Envuelve cada uno de ellos con papel film y mételo en la nevera durante un mínimo de 2 horas. Puedes dejar la masa en la nevera hasta un máximo de 3-4 días. Es fantástico para preparar con antelación.

4. Una vez la masa esté fría y dura, sacar de la nevera y dejar a temperatura ambiente entre 5 y 10 minutos. Estará muy dura para manipular y amasar, por eso hay que dejarla atemperar un poquito. Sin embargo queremos que esté fría para poder cortar bien las piezas de la estructura y que la masa no se ablande, ya que las piezas perderían su forma.

5. Espolvoreamos un poco de harina sobre una superficie y sobre el rodillo, y amasamos hasta que la masa tenga un grosor aproximado de unos 6 mm. Si vamos a hacer una casita pequeña, nos servirá un grosor de unos 4-5mm, pero para una casita grande es mejor que sea un poquito más gruesa.

NOTA: Es una buena idea amasar directamente sobre papel de horno, de esta manera, una vez recortadas las piezas, podemos retirar la masa sobrante y moverlo directamente sobre el papel, sin tener que levantar las piezas con las manos. Cuanto más toquemos la masa, más perderá su forma.

cookie house cutting structure shapes

6. Una vez conseguido el grosor deseado, colocamos el patrón encima de la masa y cortamos con un cuchillo muy afilado. Es conveniente cortar las piezas los más precisas posible, ya que luego esa es la forma que tendrán y facilitará que encajen bien posteriormente.

7. Es muy importante que las piezas estén frías al meterlas en el horno. Esto hará que mantengan mejor su forma. Si veis que al manipular y cortar, la masa se ha reblandecido, volved a meter las piezas ya cortadas en la nevera sobre papel de horno hasta que se enfríen y se vuelvan a endurecer.

8. Cuando las piezas estén frías y duras, meter en el horno a 175ºC durante aproximadamente 12 minutos. Cuanto más grandes las piezas, más tiempo de horneado necesitarán. Para piezas más grandes, pueden tardar hasta 17 ó 20 minutos en función del tamaño. Las retiraremos del horno cuando los bordes empiecen a estar dorados.

9. Al sacar del horno, es importante dejarlas en la misma bandeja durante un mínimo de 10-15 minutos hasta que se enfríen y endurezcan un poco. Este paso es muy importante, sobre todo para piezas grandes ya que si lo movemos demasiado pronto, se romperán. Una vez se hayan endurecido un poco, las moveremos a una rejilla con muchísimo cuidado metiendo una espátula por debajo para soportar el peso y las dejamos que se terminen de enfriar. Es fundamental dejar pasar mínimo un par de horas para que estén completamente frías y endurecidas antes de montar la casita.

Si decidimos preparar las piezas el día antes, una vez estén completamente enfriadas, las envolveremos en papel film y las guardaremos en un recipiente cerrado herméticamente para mantenerlas lo más frescas posible.

Una vez que ya tenemos todas las piezas de nuestra estructura preparadas, hay dos formas de proseguir. La primera opción es montar la casita y luego decorarla cuando esté seca. La segunda opción es decorar las piezas primero de manera individual sobre una superficie plana, y una vez que estén decoradas y secas, montar la estructura. Las dos formas funcionan bien, pero he de reconocer que es más fácil decorar las piezas por separado y a mi me quedó más bonita… ¡Pero vosotros decidís cómo queréis hacerlo!

Receta de Glasa Real

Ingredientes:

  • 3 claras de huevo pasteurizadas
  • 450g de azúcar glass
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 6 cucharadas de agua templada
  • colorante alimenticio (si lo deseas)

Preparación:

En un vaso grande o bol de un robot de cocina, mezclamos con el accesorio de la varilla las claras de huevo y el azúcar glass. Después añadir muy lentamente la vainilla y el agua. Lo batimos hasta que se formen picos duros con la mezcla, durante aproximadamente 5 minutos, a veces más.

Si quieres la glasa de colores, divídela en boles, en función del número de colores que quieras utilizar. Añade a cada bol unas gotitas de colorante alimenticio, muy despacio, hasta conseguir el color deseado. Conserva en la nevera hasta que lo vayas a utilizar.

Montar la estructura

Lo primero que vamos a necesitar para montar la estructura es glasa real. La glasa actuará como pegamento para nuestra casita, así que es fundamental. Cuando la glasa seca, se endurece mucho, así que es el adhesivo idóneo. Podéis encontrar la receta para la glasa real aquí. Os tenéis que asegurar que tengáis suficiente glasa para montar la estructura y también para decorar después. Para una casita pequeña, será suficiente con una receta, sin embargo si hacéis más de una o bien una casa grande, os recomiendo que hagáis el doble de la receta.

Metemos la glasa en una manga pastelera ayudándonos de una cuchara, y cerramos la bolsa en la parte superior retorciendo la bolsa.

Comenzaremos a montar la estructura por la fachada. Lo primero que tenemos que hacer es pegar la parte inferior a nuestra base. Para ello ponemos una buena cantidad de glasa real por todo el borde inferior de la fachada y la colocamos en la base. Ponemos un poquito más de glasa en la parte donde la galleta toca la base, por ambos lados, para que se pegue mejor. No tengáis miedo de utilizar la glasa, utilizad toda la que necesitéis para que la estructura quede bien pegada.

Cogemos uno de los laterales y ponemos glasa en la parte inferior y en el lado por el que se unirá a la fachada. Lo colocamos pegado al borde y mantenemos así durante unos cuantos minutos para que se endurezca. Podemos ayudarnos de unos vasos o alguna otra cosa que pueda sujetar la fachada y el lateral de la casita en su lugar para que no se caigan.

Seguiremos de la misma manera pegando el otro lateral y la parte trasera. Debemos dejar la casita secar muy bien antes de colocar el tejado. Si no está completamente unida y seca, se nos puede desmontar, así que es muy importante. Finalmente colocaremos el tejado.

Una vez la casa está montada y seca, podemos decorarla (si no lo hemos hecho antes de montar). ¡Aquí es donde podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación! No existe una forma correcta de hacerlo, así que podéis utilizar los adornos de azúcar que tengáis e integrarlos en vuestro diseño. Los que a mí más me gusta utilizar son lacasitos, sprinkles y nonpareils de distintos diseños, y gominolas de colores.

Como pegamento para las decoraciones lo que mejor funciona es la glasa real, sin embargo también podéis derretir chocolate blanco o negro y meterlo en una manga pastelera. Debéis utilizarlo con rapidez, ya que se endurece pronto.

A continuación os dejo algunas ideas de decoración que suelo utilizar:
  • Crear una especie de “seto” de gominolas de colores alrededor de la casa. Queda muy gracioso y además disimula las imperfecciones de la base, ya que cubre en lugar donde lo hemos pegado.
  • Hacer puertas y ventanas utilizando la glasa real y decorar con sprinkles por encima.
  • Crear una corona navideña con los adornos de azúcar.
  • Utilizar la glasa real para hacer estalactitas que cuelguen del tejado o la parte superior de la fachada.
  • En el tejado podemos dibujar las tejas con la glasa y luego decorar con lacasitos o bolitas de colores.

No olvidéis etiquetarme con @myberryown en redes sociales para que pueda ver vuestras fotos. ¡Que disfrutéis mucho haciendo vuestra casita de galletas!

Sin Comentarios

PUBLICA UN COMENTARIO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies